Ir al contenido principal

Cómics táctiles. Parte I: un nuevo género literario y artístico


Primer plano de los diseños del proyecto Shapereader para hacer comics táctiles
Imagen del Proyecto Shapereader
Con el despertar de la concienciación sobre accesibilidad surgen nuevos ámbitos de investigación y desarrollo y también géneros literarios que llevan la lectura accesible a otro nivel. 

Acompañadnos a conocer el nacimiento del cómic táctil.





En la literatura, para una persona con baja visión o ceguera el contenido visual que a veces acompaña al texto más que un apoyo puede resultar una barrera que impide la comprensión del mensaje que se quiere transmitir.


Hablamos por supuesto de historietas gráficas, cómics, tebeos y otras producciones y contenidos cuyas imágenes son relevantes para la coherencia del mensaje o para entender el contexto.


El braille ayudó y ayuda muchísimo a la alfabetización de personas con discapacidad visual grave pero hasta hace poco sólo era posible representar texto como tal y las imágenes y dibujos quedaban al margen o eran meros esbozos de dibujos realizados gracias a los puntos de este sistema de lecto-escritura.


Cerrad los ojos por un instante. Imáginaos la lectura de un cómic solo teniendo acceso al texto. Sería un sinsentido infumable: diálogos faltos de contexto, onomatopeyas que no sabemos a qué se refieren, viñetas y viñetas sin texto...


Esta falta de acceso a las imágenes se podría paliar con la descripción de la escena por una tercera persona pero en este punto volverñiamos al tema de la autonomía (¿Acaso no podemos leer un libro a nuestro ritmo y sin necesidad de nadie?) o incluso de la percepción subjetiva que cada uno tiene al mirar una imagen y que puede variar nuestra “percepción” de la obra.


Afortunadamente, en los últimos años han ido apareciendo proyectos innovadores para hacer accesibles estas obras gráficas y, tanto en este, como en próximos artículos os traeremos un pequeño repaso de aquellos que se consideran los primeros cómics para personas con ceguera o baja visión.


En las últimas semanas se habla mucho del primer cómic para personas ciegas realizado por el artista español Max, sin embargo ya ha habido otros intentos satisfactorios al respecto. Shapereader o Life son anteriores y también se merecen su reconocimiento. Queremos que los conozcáis y podáis juzgar cuál se puede llevar el mérito de ostentar el título de Primer Cómic para ciegos o si aún es necesario seguir trabajando en el tema para conseguirlo.


Los tres autores que os vamos a presentar basan sus propuestas en varias preguntas que son recurrentes:

  • ¿Cómo podría una persona con ceguera o baja visión acceder a las imágenes de una historia gráfica? 
  • ¿Es posible diseñar un cómic táctil apto para la lectura de personas invidentes?  
  • ¿Cómo traducir esas imágenes a un formato accesible y válido tanto para personas ciegas de nacimiento como a personas videntes?

Pero la cuestión va más allá en algunos casos llegando a la conclusión general de que para hacer una obra accesible y comprensible para todos es necesario simplificar formas y hacer una obra universal desde el principio: igualando las condiciones a las que se enfrentan tanto personas ciegas como videntes. 


Ya no se trata de representar la realidad tal cual la ve una persona vidente, hecho que las personas ciegas de nacimiento pueden percibir de manera muy diferente, sino de crear una obra más abstracta que iguale a todos ante ella y que, independientemente de sus capacidades, idiomas o perspectivas sea inteligible en su esencia.


Lo principal es conocer de donde parte el conocimiento del lector, es decir, tomar como referencia aquel lector con menor conocimiento visual. 

Como dijimos, una persona ciega de nacimiento no percibe las imágenes igual que otra que tiene baja visión o que ha perdido la vista con la edad. Los conceptos pueden varíar por lo que el autor tiene que buscar la esencia de lo que quiere contar y a partir de ahí crear algo para todos, que comunique de manera, digamos universal, su historia.


Los comics o tebeos además podríamos considerarlos como pertenecientes a una categoría mayor: la de las artes visuales, un territorio bastante inaccesible para personas con discapacidad visual pero que poco a poco se va abriendo a la accesibilidad y al Diseño Universal. Las artes visuales empiezan a salir de su encorsetamiento visual y empiezan a experimentar con otra sensaciones como las táctiles, las olfativas, las gustativas, etc.


La recopilación de cómics que os traemos en esta serie se basan en la experiencia táctil para paliar la falta de visión pero cada uno con sus peculiaridades e innovaciones. Estamos seguras que os encantará este paseo por el nacimiento de un nuevo género literiaro: los cómics táctiles.

Más de la serie:

Top posts más poppulares

Los colores de los bastones guía

La accesibilidad visual en la playa: Audioplaya

Shapereader: creando historias con el tacto.

BraiBook, el libro electrónico en braille (Desactualizado)

¿Sabías que…? 20 datos interesantes sobre JJPP Río 2016