Ir al contenido principal

La accesibilidad visual en la playa: Audioplaya

Logo de Audioplaya®. Fondo blanco y simbolo de una persoa nadando en azul
Logo
Audioplaya®
¿Cómo han ido esas vacaciones? ¿Mucha playa?

La verdad es que el de 2016 está siendo un verano muy caluroso y parece que aún nos quedan unas cuantas semanas para disfrutarlo.

Y lo que más se agradece cuando aprieta el calor es estar cerca del mar, en una playita, dándose unos cuantos chapuzones y cogiendo ese moreno con el que fardar de vuelta al trabajo o a clase.

Sin embargo, para las personas con discapacidad ese momento de relax y de ocio se convierte en poco menos que una pesadilla si queremos disfrutar por nuestra cuenta de un baño. El dispositivo Audioplaya
® tiene la solución



Estamos viviendo un despertar de la concienciación por la accesibilidad en todos los ámbitos de la vida y la playa no debe ser menos. Sin embargo, incluso entre los tipos de discapacidades el trato en cuanto a medidas implantadas es diferente.

Siempre (o casi siempre) que se habla de playa accesible se hace referencia sobre todo a aquellos lugares habilitados para personas con movilidad reducida, con sillas anfibias, pasarelas, etc. Bueno, esto también ocurre en muchos otros ámbitos ya que generalmente se asocia discapacidad a silla de ruedas. Fijaos por ejemplo en el símbolo internacional de la discapacidad.

En cambio, las personas con discapacidad sensorial (visual o auditiva) no tenemos las playas tan adaptadas para disfrutar de un baño de manera autónoma.

En el caso de la discapacidad visual parece que en los últimos años se están realizando avances aunque muy pequeños y focalizados en áreas determinadas en el caso de España.

La verdad es que es una tarea complicada poder garantizar una experiencia agradable y autónoma en la playa a una persona que no ve o ve muy poco. Os puedo asegurar que aún teniendo resto visual, cuando voy a la playa siempre voy con alguien pues sin gafas encontrar mi toalla y mis pertenencias después de un baño o un paseo por la orilla es como jugar a buscando a Wally.

Y es aquí donde la tecnología viene al rescate gracias al dispositivo AudioPlaya que está empezando a despuntar como principal medida para mejorar la accesibilidad en la playa en el ámbito de la discapacidad visual, sobre todo en Francia donde tiene mayor implantación.

En España, que nosotros sepamos, está instalado en Valencia (playa de la Malvarrosa), en Ibiza (playa de Talamanca), en Melilla, en varias playas de Málaga, en Roquetas de Mar (playa de Aguadulce, pionera en nuestro país) y recientemente en Benidorm.

Según comentan en la página oficial, el dispositivo Audioplaya® "permite a las personas con discapacidad visual o invidentes bañarse con toda libertad, con total autonomía, y en condiciones de seguridad óptima".

El dispositivo tiene como principal objetivo indicar y conducir a sus usuarios a las zonas de baño de manera segura mediante señales sonoras así como también la autonomía para poder bañarse con libertad y teniendo en todo momento referencias de su posición.

Todo esto se consigue gracias a diferentes elementos como balizas sonoras, tótems, paneles, cordadas de baño y lo más importante: la pulsera emisora / receptora. Además según informa la empresa instaladora el precio es bastante asequible y por más o menos 25.000 euros un ayuntamiento puede hacer que sus playas sean más accesibles e inclusivas.



¿Cómo funciona?


Básicamente es un sistema combinado de balizas, tótems y palos tactiles sincronizados con una pulsera que porta la persona con discapacidad visual o ceguera y que permite activarlos y así obtener información de su posición.

Lo primero que se encuentra la persona al llegar a la playa es un tótem de recepción o bienvenida, donde se le proporciona información sobre la playa, la zona de socorristas y gestión del dispositivo, y se les entrega la pulsera. 

La pulsera es la pieza fundamental ya que activa los distintos dispositivos sonoros y permite la autonomía del que la utiliza.  

Una vez en la playa encontrará diferentes balizas o postes táctiles que servirán para orientarse y que suelen tener diferentes figuras en relieve (estrellas, delfines, etc.) que permiten distinguir en que lugar deja la toalla y sus enseres. El número de balizas que haya en la playa dependerá de las características de la misma y del diseño in situ.

Por su parte, el tótem de playa indica el posicionamiento de los postes en el mar y emite la información necesaria para poder ubicarse al salir del agua y saber donde están los postes táctiles.

Las balizas y postes táctiles ubicados en el mar proporcionan información sobre la distancia hasta la orilla, la profundidad del agua, el número de poste que es... y se conectan en algunos lugares mediante una cordada para delimitar de ese modo la zona de baño.

Además debemos señalar que la pulsera que porta el usuario también dispone de la función de solicitar ayuda a los socorristas o personal encargado de la gestión del dispositivo. Esto da más seguridad al portador.

Debido a esta última función, el puesto de socorro debe estar equipado con un dispositivo receptor de este tipo de señales.

Por último hay que destacar que el dispositivo funciona con energía solar gracias a los paneles solares que van acoplados a los diferentes elementos.

Os dejamos este vídeo explicativo de la empresa Tecnur (Tecnología Urbana Costera S.L.) peteneciente a SEMAC S.L. donde podemos comprobar el funcionamiento de Audioplaya.

Vídeo explicativo


Opinión

La verdad es que Audioplaya parece un dispositivo muy interesante en su planteamiento y solventa una situación que complicaba los días de playa a las personas con baja visión o ceguera.

No lo hemos probado in situ así que no podemos opinar exactamente de todas sus características pero de un modo general, y tras ver el vídeo  explicativo, parece que aún necesita mejorar en cuestiones operativas para que la usabilidad sea más sencilla.

Nos cuentan que este dispositivo permite el baño con total autonomía y libertad pero eso es cierto si nos mantenemos en la zona de balizas. Lejos de ellas perdemos la referencia y la pulsera solo nos serviría para solicitar ayuda a los socorristas.

Hay que destacar también que el uso de audioplayas no es exclusivo para personas con discapacidad visual sino que puede ser útil para otro tipo de discapacidades o personas mayores.

Por todo esto creemos que es un gran gran paso hacia la autonomía de las personas con discapacidad visual en un ámbito de ocio como es la playa y que seguro nos hará la vida mucho más fácil. Además no debemos de olvidar que este tipo acciones hacia la accesibilidad potencian el turismo de las personas con discapacidad y eso beneficia tanto a los usuarios como a los agentes hosteleros y turísticos de cualquier zona de playa.

Y por supuesto, nos importa tu opinión ¿Has estado en alguna playa con este dispositivo? ¿Nos cuentas tu experiencia? ¿Te gustaría que lo instalaran en la playa de tu zona?

Más información:

 

Top posts más poppulares

Los colores de los bastones guía

Shapereader: creando historias con el tacto.

BraiBook, el libro electrónico que se lee en braille (Deactualizado)

¿Sabías que…? 20 datos interesantes sobre JJPP Río 2016