Ir al contenido principal

La luz que no puedes ver: un libro donde ceguera y mujer son protagonistas

Portada del libro con una panorámica de la ciudad y muralla de Saint Maló y donde el título ocupa casi toda la portada.
Portada del libro La luz qu no puedes ver
Hoy os voy a contar la historia de cómo un libro muy especial entró en mi vida.

Ya sé que un libro de ficción, así sin más, tiene poco que ver con este blog, la accesibilidad, la tecnología o reivindicación de la mujer en esta semana que se ha celebrado el Día Internaional de la Mujer.

Pero al finalizar el artículo entenderéis mis razones y ya os desvelo desde el principio que sí, que tiene que ver y mucho con esta semana y con el tema del blog.



Todo empezó en una de esas grandes librerías que hay en Madrid. Siempre que visitamos la capital guardamos una mañana o incluso un día entero para difrutar de la Casa del Libro, Fnac u otras pequeñas librerías de barrio no tan conocidas.


La cuestión es que en una de esas grandes, entre libros y libros de repente me encuentro con uno, bastante gordito por cierto, que me encandiló. Su título La luz que no puedes ver y su autor Anthony Doerr. Leyendo su sinopsis me acabó de convencer sin ni siquiera darme cuenta que fue premiado con el Pulitzer de Ficción en 2015.


No quiero spoilear para no fastidiarios el pacer de descubrir la historia por vosotros mismos así que intentaré ahorrarme los detalles sobre la trama y centrarme en cuestiones interesantes para este blog.

Os dejo primero con las palabras de la contraportada para que os hagáis una idea de la obra:


"Un corazón puro puede brillar aun en la noche más oscura. Y en el más terrible de los tiempos.

Marie-Laure es una joven ciega que vive con su padre en París, donde él trabaja como responsable de las mil cerraduras del Museo de Historia Natural. Cuando los nazis ocupan la capital, padre e hija deben huir a la ciudad amurallada de Saint-Malo, llevándose con ellos la que podría ser la más preciada y peligrosa joya del museo. 
 
Werner es un muchacho huérfano criado en un pueblo minero de Alemania y fascinado por la fabricación y reparación de aparatos de radio, un talento que no ha pasado desapercibido a las Juventudes Hitlerianas. 
 
Siguiendo al ejército alemán, Werner deberá atravesar el corazón en llamas de Europa. Hasta que, en la última noche antes de la liberación de Saint-Malo, los caminos de Werner y Marie-Laure por fin se crucen. 

Destinados a ser enemigos y obligados a crecer entre la destrucción, los inolvidables protagonistas de esta hermosa y emocionante novela se convertirán en pequeños héroes cuya inocencia vencerá incluso a la guerra".

Con estas palabras podéis entender perfectamente porqué no pude volver a dejar el libro en su estante y me lo traje a casa conmigo.

La primera y principal razón es porque es uno de los pocos libros que tiene como protagonista una chica ciega; la segunda, que tiene lugar en el marco de la II Guerra Mundial y la tercera, por ese antagonismo entre los personajes ¿Qué más puede pedir?

Hace unas semanas comenzamos a leerlo y digo comenzamos porque  Glo Rodríguez y yo tenemos gustos parecidos y leemos las obras a la par; bueno, más bien el 95% del tiempo ella lee y yo escucho y así mi vista descansa y la imaginación vuela.

Dejando a parte este inciso, os diré que la historia es una maravilla literaria y  a pesar de las 657 páginas se hace corta.

Como dije no voy a entrar en ella pero si destacar ciertos aspectos que me parecen interesantes para este blog.

La novela, a pesar de ser ficción, refleja diferentes aspectos muy interesantes. Hay dos que nos interesan hoy especialmente: por un lado el día a día de una niña / adolescente ciega y su adaptación al medio que le rodea y por otro la imagen que se da de ella como una mujer luchadora y no como una víctima de su destino o como elemento secundario de la obra: accesiblidad y reivindicación de la mujer. ¿A que ahora todo cuadra?

La accesibilidad en el libro

Primero de todo hablemos de la accesibilidad en aquellos tiempos. Marie-Laure es una niña que se queda ciega por unas cataratas. Pensad como podría ser la vida de una niña ciega en aquella época y más en el ambiente bélico que recorría Europa por aquel entonces. 

Los apoyos para la adaptación y la accesibilidad eran escasos y la tecnología que tenemos hoy en día era casi ciencia ficción o ni eso. Un bastón y el ingenio de su padre  son elementos muy importantes en la vida de Marie-Laure.

Por supuesto, en la patria de Louis Braille, no podemos olvidarnos del sitema de lecto-escritura aunque era complicado hacerse con una obra y también bastante caro.

A lo largo del libro vamos descubriendo el mundo de Marie-Laure a la vez que ella descrubre su entorno y la realidad de la guerra. Las continuas referencias a los sonidos, al tacto, a sus técnicas de "supervivencia", a los inventos que su padre y su tío le preparan para que su vida sea más autónoma hacen de esta una obra muy recomendada para conocer lo que es la ceguera.

Si dejamos a un lado todo el material tiflotécnico, tiflológico y demás avances tecnológicos, las adaptaciones que hacía el padre de Marie-Laure no son tan diferentes a las de hoy en día: el bastón,  las bandas rugosas en el suelo para orientarse, el cordel desplegado por toda la casa para que ella se pueda desplazar de manera autónoma, las referencias espaciales para moverse por las calles, un cordel atado a una campanilla para saber si alguien entra en casa...

Además hay dos elementos que destacan por encima de todo, las maquetas del vecindario de Paris y del pueblo de Saint-Maló con cada mínimo detalle y que Henry hizo para que Marie-Laure se las aprendiese y luego pudiese orientarse y moverse de manera autónoma en el exterior; y la importancia de la radio y el sonido. La voz, la música, los sonidos del ambiente... ayudan a Marie-Laure a dar forma a su mundo.

Os dejo unos pequeños párrafos de los muchos que podríamos destacar en los que se muestra la importancia de los sonidos, de las texturas, de las referencias:
"Hay dieciséis pasos hasta la fuente de agua y dieciséis para regresar, cuarenta y dos hasta la escalera y cuarenta y dos para regresar. Marie-Laure traza mapas mentales, desenrolla cientos de kilómetros de cordel imaginario y luego se concentra y los vuelve a enrollar".

"La botánica huele a pegamento, a papel secante y a flores prensadas. (...)La biología huele a formaldehído y a frutas viejas y está llena de frascos pesados y fríos en los que flotan cosas que solo conoce por las descripciones que le han hecho(...)".

"Los niños que conoce la atosigan a preguntas ¿Duele? ¿Cierras los ojos para dormir? ¿Cómo sabes qué hora es?
No duele, explica. Y no hay oscuridad, o al menos no la que ellos imaginan. Todo está compuesto por una red, un entramado de sonidos y texturas. (...) El color es la otra cosa que la gente no se espera. En su imaginación y en sus sueños todo tiene color. Las paredes del museo son de color beis, castañas, color avellana. Los científicos son lila, amarillo-limón y del marrón de los zorros. Los acordes de un piano caen (...) proyectando negros enriquecidos y azules complejos a lo largo del pasillo (...)".


 
Os recomiendo que leáis la obra y descubráis todas esas pequeñas y fantásticas pinceladas sinestésicas que nos llevan a ponernos en la piel de Marie-Laure y ver el mundo desde sus percepciones.

El papel de la mujer

El segundo tema que quería destacar de este libro es el papel de la mujer, y en este caso de la niña/adolescente/ adulta con discapacidad. No hay mejor homenaje a las mujeres que una obra en la que una de las protagonistas principales sea mujer y que además tenga tanto peso y tanta importancia.

La historia de Marie-Laure, aunque ficticia, muestra el coraje y la valentía de una niña que primero lucha por su auntonomía y luego por su supervivencia en una guerra que le rodea.  

Son sus propias decisiones, su determinación y sus ganas de descubrir el mundo las que hacen de  la protagonista un ejemplo de superación a cada capítulo. No os contaré el final pero tampoco defrauda. Como la vida misma, no es ni tan feliz ni tan triste, sino un reflejo de una vida de lucha y superación.

Y no solo Marie-Laure, los personajes secundarios más importantes son también mujeres como Madame Manec en Saint-Maló o Jutta, la hermana de Werner, que tienen gran relevancia en el devenir de la historia y sus protagonistas 

Me es difícil seguir escribiendo sobre Marie-Laure y sobre el libro sin desvelaros puntos importantes de la obra así que no os contaré más y os recomiendo que la leáis y juzguéis vosotros mismos. Si queréis podéis dejar vuestras impresiones en los comentarios.

Las nuestras también las podéis ver en el vídeo de nuestro canal GlirProd que hicimos para el Día del Libro con especial referencia a La luz que no puedes ver.

 

El libro

Título: La luz que no puedes ver
Año de publicación: 2015
Título original: All The Light We Cannot See
Año de publicación: 2014
Autor: Anthony Doerr
Traducción: Carmen Cáceres y Andrés Barba
Premio Pulitzer a novela de ficción 2015

[El libro se puede comprar en formato físico, digital y en audio en internet. No ponemos ningún lugar específico porque con una simple búsqueda se puede acceder y tampoco es cuestión de dar publicidad a unos sí y a otros no.]

Top posts más poppulares

Los colores de los bastones guía

Shapereader: creando historias con el tacto.

La accesibilidad visual en la playa: Audioplaya

BraiBook, el libro electrónico que se lee en braille

¿Sabías que…? 20 datos interesantes sobre JJPP Río 2016