Ir al contenido principal

Un selfie para controlar el glaucoma

Tecnología al servicio de la medicina

Las personas que tenemos glaucoma, sea del tipo que sea, sabemos que lo más importante es controlar la tensión ocular. Este control se realiza mediante una medición que se suele realizar en la consulta del oculista o en una óptica pero es una cosa puntual. 

Lo recomendable es hacer varias mediciones a lo largo del día pero hasta hoy eso era inviable. Este nuevo sistema que se ha anunciado puede ser la solución y un avance en el tratamiento del glaucoma.



El glaucoma

El glaucoma es una enfermedad degenerativa que debido a la tensión intraocular del ojo va reduciendo el campo visual del que la sufre. Es decir, se produce una pérdida gradual de neuronas de la retina y del nervio óptico que puede llevar a la ceguera.

A día de hoy es una enfermedad ocular que no tiene cura y el tratamiento se basa en mantener la estabilidad del ojo y evitar que avance. Hay dos tipos de vías para controlarlo: los medicamentos y las intervenciones quirúrgicas. Estas últimas solo se emplean cuando los medicamentos no hacen efecto o la presión intraocular es muy elevada.


Medición de la presión intraocular

Como ya hemos apuntado, lo más importante es tener controlada la presión intraocular. 

Esta presión intraocular se produce por la falta de drenaje del humor acuoso que hay en el ojo. Los que convivimos con el glaucoma de toda la vida sabemos que algo no va bien cuando sentimos el ojo como muy duro como una pelota de golf. Eso es síntoma de que la presión no es la adecuada.

Pero la forma de medir esa presión o tensión es mediante aparatos como el tonómetro. Y este aparato sólo lo tienen en consultas oftalmológicas o en ópticas  y no podemos tener acceso a ellos en todo momento, sólo en ocasiones puntuales que no permiten tener un resultado muy real.

Y aquí es donde entra en acción la gran revolución que puede suponer el desarrollo de este nuevo sistema.

La tecnología al servicio del glaucoma

Científicos de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) han desarrollado un sistema que permite controlar la presión intraocular del ojo gracias a un sensor que se implanta en el ojo y una cámara de móvil para hacer un selfie del ojo y poder controlar la evolución.

El equipo formado por Yosi Mandel, Stephen R Quake, Baolong Su e Ismail E Araci son los responsables de este sistema que aún está en fase de prototipo pero que ya tiene interesados en comercializarlo. Gracias a el se puede controlar la evolución de la tensión del ojo desde nuestra casa.

Básicamente el procedimiento para su implantación es el siguiente.
  1. Mediante una intervención quirúrgica se inserta un sensor en el ojo. Este dispositivo estará operativo durante varios años.
  2. Se hace una foto del ojo con un teléfono móvil que tenga un sistema óptico que permita hacer una foto del interior del ojo.
  3. La imagen se envía a un ordenador y se analiza.


Este sistema permitirá a los oculistas y a los propios pacientes tener más control sobre la enfermedad y ayudará a ajustar los tratamientos en función de los resultados obtenidos.



Fuentes:

Top posts más poppulares

Los colores de los bastones guía

La accesibilidad visual en la playa: Audioplaya

Shapereader: creando historias con el tacto.

BraiBook, el libro electrónico que se lee en braille

¿Sabías que…? 20 datos interesantes sobre JJPP Río 2016